Las razas de perros potencialmente peligrosas

Las razas de perros potencialmente peligrosas

Las razas de perros potencialmente peligrosas son uno de los factores muy importantes a tener en cuenta para aprender a convivir humanos y perros en armonía; sin tener problemas, evitando de esta forma el abandono y la grave problemática relacionada con los ataques de perros a personas y/o a otros animales de compañía.

¿Existen razas de perros más peligrosas que otras?

Si existen razas de perros geneticamente peligrosas “a priori” es una antigua polémica que no parece llegar a una respuesta definitiva.

 

Es evidente que un perro es un animal, que puede tener actitudes agresivas si se siente amenzado y que no es lo mismo ser atacado por un yorkshire que por un pitbull.

 

Siendo evidente todo ello hay que matizar que, para evitar accidentes que pueden resultar altamente peligrosos, hay que tener en cuenta que la educación de los perros es fundamental y que la ley contempla pautas de comportamientos y normativas a los cuales hay que atenerse de forma obligatoria.

Si es seguramente peligroso un perro de presa canario que lleva a la cadena toda su vida o un pitbull entrenado a la defensa personal o, peor aun, para las despreciables peleas de perros, por chierto absolutamente prohíbida en España, puede resultar también peligroso, por ejemplo, un perrito de tamaño pequeño que, por pasear suelto, atropelle a una nciano, cruce la la calle y provoque un accidente de coche, pueda lastimar a un niño cuya actitud hacia el perro desconocido sea de miedo o, por el contrario, de demasiada confianza.

Dicho esto es evidente que exitsenunas razas de perros cuya características físicas, tendencias caracterial, etc. puden constiruir una verdadera amenaza para las personas y/o otros animales de compañía.

 

Normativas de Ley para los propietarios de perros que pertenezcan a razas potencialmente peligrosas.

 

Hay que adquirir una licencia en el ayuntamiento en el cual se reside.

Para poder obtener este documento hay que cumplir con estas condiciones:

  • Ser mayor de edad y no estar incapacitado para cuidar correctamente al animal.
  • No haber sido condenado por delitos como homicidio, lesiones o contra la integridad moral, libertad sexual y salud pública.
  • Tampoco podrá haber estado unido a una banda armada o de narcotráfico y no puede tener sanciones por tenencia de estos animales.
  • Obtener un certificado de aptitud psicológica y física.
  • Adquirir un seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros, cuya cobertura de esta póliza no debe ser inferior a los 120.000 euros.
  • Tener un certificado veterinario oficial del perro que confirme que no tiene ninguna enfermedad infectiva contagiosa, está correctamente vacunado y desparasitado y no muestra signos de agresividad.

Estas licencias tienen una duración de 5 años y se deben renovar cada vez que finalice el periodo de validez.
Además, en el caso de que el titular de la mascota deje de cumplir alguno de los requisitos que se necesitan para tenerla perderá su vigencia y cualquier cambio en los datos del mismo deben comunicarse antes de 15 días al ayuntamiento.

Registrar un perro peligroso.

Identificar a la mascota de forma adecuada y apuntarle en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos del municipio en el que reside el dueño son otras de las obligaciones si tienes un perro de este tipo.

Para poder registrarlo se deben facilitar los datos personales de la persona que se responsabiliza y cuida del perro, las características del mismo y el lugar habitual de residencia del mismo y su estado de salud.

También se indica si va a vivir con seres humanos o tiene finalidades como la guarda y protección.
Si la mascota reside más de 3 meses en una Comunidad Autónoma distinta a en la que se hizo el registro, su propietario deberá hacer lo propio en el nuevo territorio.

Si es traspasado, robado o muere debe ser comunicado; la hoja registral de cada animal tendrá anotados los incidentes producidos por él y se cerrará con la muerte certificada cuando llegue el momento.

Asimismo, en cada CCAA hay un Registro Central, y éste puede ser consultado tanto por las administraciones públicas y autoridades como por aquellas personas físicas o jurídicas que acrediten un interés legítimo.

 

Cómo mantener la seguridad con un perro potencialmente peligroso.

Una vez que el ciudadano tiene a su mascota, si está catalogada como PPP debe ajustarse a otros requisitos obligatorios. Cuando circulan por espacios públicos deben estar siempre atados con correa o cadena, y ésta debe ser no extensible y de una longitud máxima de 2 metros. Además, deben tener puesto un bozal homologado y adecuado para su raza. Una misma persona no podrá llevar consigo más de un perro de estas características y nunca podrá ser menor de edad.

La Ley de 2002 indica que es obligatorio que la persona que controle a la mascota en los espacios públicos lleve consigo la licencia administrativa y la acreditación de inscripción del animal en el Registro Municipal.

Estas obligaciones no se limitan a la vía pública, y es que en las propiedades privadas los animales de este tipo también deben permanecer atados, a no ser que la finca en la que se encuentren tenga la suficiente superficie y puedan ser encerrados adecuadamente para proteger a aquellas personas que se acerquen a él.

 

Infracciones y sanciones.

Las multas por incumplir con la normativa de tenencia y trato de los animales calificados como peligrosos van desde los 150 euros, las más leves, hasta los 15.000 euros las muy graves.

 

Se consideran infracciones muy graves:

  • Abandonarlo (tenga o no identificación sobre su origen o propietarios).
  • No tener licencia.
  • Vender o transmitir un PPP sin la licencia.
  • Adiestrarlo para activar su agresividad y realizar actividades prohibidas, como concursos, o exhibiciones para demostrar su agresividad.
    Estos perros sólo pueden ser adiestrados por personas que tienen el certificado de capacitación para hacerlo.

 

Sanciones inferiores, pero graves.

Dejar suelto al animal o no adoptar las medidas necesarias para que no se escape, no identificarlo o registrarlo y no utilizar el bozal o la cadena en los lugares públicos.

El dueño que se niegue a facilitar información a agentes o que tenga documentación falsa.

Las infracciones graves y muy graves pueden llevar asociadas, además, sanciones como la confiscación, esterilización o incluso sacrificio de los animales potencialmente peligrosos así como la suspensión temporal o definitiva de la licencia.

 

Seguro de Responsabilidad Civil obligatorio para PPP.

 

Dada la peligrosidad de estos perros, los dueños están obligados a contratar un seguro de Responsabilidad Civil por daños a terceros que puedan ocasionar los mismos. Y es que para poder adquirir la licencia que permite la tenencia de estos animales es necesario acreditar que se ha formalizado una póliza de este tipo con una cobertura superior a los 120.000 euros.

Un mínimo que según la legislación actual puede ser actualizado “conforme al porcentaje de variación constatado del Índice de Precios de Consumo (IPC)” que depende de la Comunidad Autónoma donde vaya a residir.


Descargas.

 

Descarga el BOE Régimen Jurídico de la Tenencia
de Animales Potencialmente Peligrosos.

 

Descarga el listado de razas de perros
potencialmente peligrosas.

 


Enlace de interés:

Agencia estatal Boletín Oficial del Estado >>

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.